IMG_0429En el artículo de esta semana vamos a hablaros de un tema que tiene una gran importancia para los perros, y en particular para aquellos que conviven con nosotros en la ciudad. La necesidad de interacción social, es una de las más importantes, y posiblemente de las más desatendidas en el entorno urbano.

En numerosas ocasiones, por el ritmo de vida que llevamos las personas en las ciudades, la falta de tiempo, y el desconocimiento, no encontramos momentos para que nuestros perros puedan interactuar libremente con otros perros, lo que como veremos más adelante tiene una serie de perjuicios para nuestros compañeros.

 

Todas las necesidades básicas de los perros tienen gran importancia en su desarrollo, pero esta es sin duda una de las que más carga genética tiene, los perros al igual que sus parientes cercanos los lobos son seres sociales, es decir, necesitan el contacto, interacción y comunicación con otros miembros de su misma especie. Y esto, por muchos lujos que les proporcionemos, como comprarles el mejor pienso, les bañemos con el mejor champú de la tienda, tengan la cama más grande etc, no cambia, va inscrito en su ADN y necesitan de este contacto para estar equilibrados, pero sobre todo para ser felices.

 

Si queremos un perro feliz, sin problemas de comportamiento, debemos iniciar la socialización canina desde muy temprana edad, para que el cachorro aprenda las normas de comportamiento en manada y aprenda a comunicarse de una forma adecuada y sana. Si el perro lo hemos adoptado ya de adulto, probablemente necesite más tiempo para interactuar y debemos hacerlo de una forma correcta para que no sea una mala experiencia.

Una buena jornada de socialización no implica llegar a un lugar desconocido y soltar al perro en medio de una manada que no conocemos y que puede implicar algún problema o mala experiencia.

Recomendamos:

  1. Debemos socializarlos con otros perros con los que se sientan cómodos, que nos transmitan confianza, y sean capaces de integrar un nuevo miembro a la manada.
  2. Dos o tres veces por semana como mínimo debemos llevar al perro a socializar con sus semejantes.
  3. Las sesiones deben ser de 1 hora u hora y media como máximo para no saturar al animal.
  4. Es importante que tu perro se relacione con perros de edades, formas, tamaños, colores y comportamientos diferentes.
  5. Lo podemos socializar con correas largas adecuadas o soltándolo, dependiendo del lugar, para evitar posibles huidas y problemas.

Problemas derivados de la falta de socialización:

La lista puede ser muy larga, los principales problemas son; depresión, agresividad, miedo, ansiedad, obsesiones, estereotipias, etc

Las malas maneras de socializar o, en el peor de los casos, el aislamiento social, en la mayoría de los casos traerán consecuencias serias.

Perros rehabilitadores:

¿Habéis oído hablar de ellos? En #Arcanes trabajamos con ellos, son perros con un maravilloso equilibrio emocional y conductual, capaces de dar ejemplo a los demás perros, con un nivel de energía bajo o alto dependiendo del momento, y una capacidad de corrección justa y necesaria en cada circunstancia. Perros que se comunican de una forma excelente y que nos ayudan con el trabajo de entrenamiento canino donde el ser humano ya no es capaz de enseñar ciertas conductas sino es con ellos.

Son perros ideales para trabajar la socialización de perros miedosos, agresivos o reactivos, además de hiperactivos.

Aprovecho la ocasión para agradecer a nuestra manada; Nuvol, Zar, Hugo y Kibou todo el trabajo que realizan para facilitarnos la rehabilitación de estos perros.

Dejemos de actuar en contra del instinto y naturaleza del perro, dejemos al perro ser perro!!!

IMG_0433

Mónica Estivalis y Alex Márquez