Muchas veces, cuando hablamos del entrenamiento de obediencia, tenemos en mente perros de la policía o el ejercito tipo pastor alemán o pastor belga entrenados a niveles muy altos y nos surge la duda de si el entrenamiento de obediencia es apta para nuestro perro. Si será capaz de llevarla a cabo y entenderá los comandos que se le piden.

Desde Arcanes queremos hacerte ver qué es realmente el entrenamiento de obediencia y porqué tu perro, sea el que sea, pertenezca a la raza que pertenezca y tenga el tamaño que tenga puede hacer entrenamiento de obediencia.

Para empezar, el entrenamiento de obediencia no es más que la creación de un vínculo, y para eso está preparado cualquier perro. Sí, es cierto que durante la obediencia se le enseñan órdenes al perro que poco a poco va entendiendo y aprendiendo a ejecutar, pero eso es lo superficial, lo importante es como aprendemos a comunicar con nuestro perro, cómo aprendemos lo que él necesita para entendernos, cómo lo que al perro de al lado le vale al nuestro no, y hay que buscar la manera de motivarle y de generar atención en nosotros. El bailar con nuestro perro para que, con nuestro movimiento fluya la comunicación de doble vía perro-guía.

img_0019

Es realmente esto, lo bonito de entrenar con nuestro perro, olvidar los resultados (que llegarán) y disfrutar del momento, disfrutar del compartir esta actividad con nuestro perro al igual que disfrutamos de unas cervezas con nuestros amigos, al final el perro ¿es eso no? un fiel amigo, disfrutar de cómo somos capaces de hacer entender al animal lo que queremos de él, y sobre todo disfrutar de ver cómo lo aprende…

Así que, volviendo al tema principal del artículo y que da nombre a este texto, creo que es más que evidente que cualquier perro está preparado para algo así, que es más la exigencia del propietario que puede marcarse unos objetivos superiores a los que su perro puede dar, pero que cualquiera disfrutará del placer de compartir un tiempo agradable con su guía y de que le enseñen cosas (y de hincharse a premios y juego también) Por supuesto, esto reporta beneficios en el día a día puesto que, un perro obediente es un perro que con mayor probabilidad puede acompañarnos a una mayor variedad de entornos, como puede ser salir a comprar y que el perro nos espere pacientemente en la puerta. O también para poder llevar al perro suelto y saber que acudirá a la llamada veloz y sin dudar.

¿Es el entrenamiento de obediencia para mi perro?

Desde Arcanes queremos invitaros a nuestras clases de obediencia, queremos que las probéis y queremos que veáis qué es lo que hacemos, por ello nuestra primera clase es gratuita! Apúntate, te esperamos!